Uniformes

El uniforme laboral perfecto: las seis claves

No hace falta explicar la importancia del uniforme laboral. Nos identifica como trabajadores de una empresa, pública o privada, y genera una imagen de marca positiva. Que se lo digan a la sección sindical de USO del Ayuntamiento de Badajoz, que recientemente ha denunciado que los empleados han ido a trabajar con ropa de calle porque no se les ha entregado la ropa laboral.

Pero, ¿cuál es el uniforme laboral perfecto? ¿Qué debemos tener en cuenta para elegir bien? Vamos a intentar ayudarte

Materiales de calidad

Hay muchos tejidos para los uniformes, todos ellos, normalmente, ajustados a la normativa. En Noesfacil, por supuesto, siempre es así. Ahora bien: dentro de la gama que cada fabricante nos ofrece, hay distintas calidades. En general, desde nuestra empresa te recomendamos la mejor calidad que tu presupuesto pueda permitirse. No hace falta hacer un gran desembolso —nosotros tenemos una excelente relación calidad-precio, por ejemplo—. Pero es muy importante hacerse la siguiente pregunta: ¿nos merece la pena un uniforme resistente o uno algo peor que haya que cambiar con más frecuencia? Si tu empresa, por la naturaleza de su servicio, le da mucha caña a cada uniforme laboral, seguramente te va a interesar gastar un poco más.

Colores adecuados

Parece obvio, pero hay que sopesar los pros y los contras de un color u otro. El negro, por ejemplo, es un color muy habitual en hostelería. Pero ¿es el color más indicado para un chiringuito en verano? Si tus empleados pasan mucho tiempo al sol, quizá no lo sea. Lo mismo decimos con la ropa de construcción. El gris es, seguramente, el color con el que menos destacan las manchas, y en medio de una dura jornada de trabajo, si hay que visitar a algún cliente, es el color más sufrido (para los pantalones, al menos). En Noesfacil contamos con una gama amplísima de colores para que puedas escoger el que más te interesa.

Identidad corporativa visible

Nuestro uniforme es publicidad andante. Con él hacemos jornadas largas de trabajo y estamos expuestos a las miradas de todo aquel con el que nos cruzamos. Por tanto, hay un montón de potenciales clientes de nuestra empresa que pueden fijarse en nosotros. De ahí que sea importante que la identidad corporativa esté bien a la vista. Camisetas, cazadoras, polares…, pueden tener su propio marcaje, más pequeño en la parte frontal y bien grande y visible en la espalda. ¡Nosotros somos una empresa líder en el sector!

Serigrafiar o bordar: cuándo usar cada una

La serigrafía es un método muy habitual de marcar la ropa laboral, y el más acertado para, por ejemplo, si el logotipo va a ser muy grande. Pero también es verdad que el bordado tiene una duración mayor. Aunque nuestra serigrafía tiene una altísima resistencia, hemos de contar con que hay uniformes laborales sometidos a muchísimos lavados, y termina por estropearse antes. Todo depende de para qué lo vayas a usar. Un polo, una camiseta o un polar con un logotipo frontal (un pantalón, incluso) quedarán mucho mejor con un bordado. Contamos con máquinas de bordado de última tecnología, con lo que te aseguramos un acabado perfecto.

Ante la duda, pregunta a un experto

Hay determinadas profesiones que necesitan prendas o calzado muy específicos, que eviten accidentes. Electricistas, jardineros y muchos otros profesionales de la construcción y de servicios precisan, por ejemplo, de botas especiales. Normalmente, tu empresa de prevención de riesgos laborales te facilitará la información precisa al respecto pero, si no la tienes, en Noesfacil somos expertos y te ayudamos en la elección de cada prenda.

¿Quieres saber más? Ponte en contacto con nosotros y te daremos toda la información que necesites.

El mejor calzado para trabajar en la construcción

El sector de la construcción es, sin duda alguna, uno de los que más debe invertir en seguridad. Es el sector cuya siniestralidad laboral más ha aumentado en la provincia de Málaga, tal y como revela un reciente informe sindical. Por tanto, es importante cuidar este aspecto para evitar males mayores.

Como ya sabrás si te mueves en el mundo de la construcción, el calzado forma parte imprescindible del EPI (equipo de protección individual), que todo trabajador del sector está obligado a usar. Pero hoy queremos centrarnos en cómo proteger nuestros pies y por qué.

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de elegir calzado para trabajar en la construcción?

Pruébate los zapatos antes de adquirirlos

Sucede que el refuerzo que llevan la mayoría de estos zapatos en la puntera hace que se estrechen en esa zona; por tanto, es habitual que se necesite una talla más. En cualquier caso, y como depende de la anchura del pie de cada uno, lo ideal es probárselos antes para evitar problemas.

Que sean lo más flexibles posible

Debemos anteponer la seguridad a la comodidad, pero dentro de eso, es mejor elegir los que nos aporten mayor flexibilidad. Las suelas de poliuretano suelen ser las más rígidas, pero por contra son las más resistentes. También son, claro está, las recomendadas en trabajos en el exterior o cuando se camina por superficies más irregulares. Las suelas que se fabrican en goma eva ofrecen más comodidad. Eso sí, no son recomendables para trabajar en exteriores porque se desgastan más rápidamente.

¿Qué modelos de calzado para construcción existen?

Antes de entrar en las distintas categorías, examinemos qué modelos hay y cuál es su función.

Calzado con puntera protectora

Dicho calzado lleva un refuerzo de acero en la puntera, y con él protegemos los dedos frente a la caída de algún objeto especialmente pesado.

Calzado conductor

Es un calzado especialmente diseñado para disipar la electricidad. Evita, además, las típicas chispas de electricidad estática, y es el más adecuado para aquellos trabajadores que manejan sustancias altamente inflamables.

Calzado no conductor

Está fabricado con materiales no metálicos, y la puntera, que puede ser de acero, está perfectamente aislada del resto para evitar el paso de la electricidad.

Calzado de fundición

En este caso, hablamos de un calzado que se ajusta a los lados con ligas elásticas para evitar que entren chispas o metal fundido.

Calzado impermeable

Fabricado en plástico, impide el contacto con la piel de productos químicos o de sustancias contaminantes.

Calzado con suela reforzada

Normalmente, en la construcción todos los zapatos suelen llevar suela reforzada, para evitar, por ejemplo, que algunos metales o clavos lo traspasen.

¿Cómo saber qué categoría de calzado tenemos que pedir?

Existen, en origen, dos clases de calzado de seguridad:

Clase I: fabricado en cuero o materiales similares.

Clase II: fabricado en caucho o materiales poliméricos, es específico para el agua.

Calzado de clase I

Contamos con cuatro categorías, de menor a mayor protección.

SB

Es un calzado con puntera de seguridad, resistente a energías de hasta 200 julios y empeine resistente al desgarro y la abrasión. Cuenta, además, con un forro delantero, plantilla y suela.

S1

Superior a la SB (la básica), añade al anterior suela antiestática, capacidad antideslizante y resistencia a hidrocarburos. También incorpora absorción de energía en el talón.

S2

Las mejoras con respecto al S1 es la resistencia a la absorción y penetración del agua.

S3

Añade al S2 resistencia a la perforación de la suela y tacos en esta.

Calzado de clase II

S4

Es el equivalente al S1 pero en versión calzado de agua.

S5

Le suma al S4 resistencia a la perforación de la suela y suela de tacos.

Requisitos adicionales

Puede darse la circunstancia de que un calzado sea de una determinada categoría, pero que incluya una mejora de una categoría superior. En ese caso, en su nomenclatura incluirá una letra que defina dicho extra. Pero ¿cómo saber distinguir por el código de letras unos calzados de otros?

Estas son las letras de dichos códigos y su significado:

P: la suela es resistente a la perforación.

E: absorción de energía por el talón.

C: conductividad, resistencia eléctrica.

A: calzado antiestático (resistencia eléctrica).

HI: suela aislante del calor.

CI: suela aislante del frío.

M: protege los metatarsos (los huesos anteriores a los de los dedos de los pies) de los golpes.

CR: resistencia a los cortes.

SRC: resistente al deslizamiento.

HRO: resistencia al calor de la suela por contacto.

ORO: resistencia de la suela a los hidrocarburos.

WRU: resistencia a la absorción de agua.

WR: resistencia a la penetración de agua por la zona que une la suela con el corte del calzado.

 

Últimos consejos

En Noesfacil contamos con infinidad de modelos de calzado específicos para construcción a precios excelentes. Y contamos con experiencia contrastada para ayudarte a elegir el mejor. Atiende siempre antes a la demanda de tu técnico en prevención de riesgos laborales y, con esa pauta, ven a vernos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestro Aviso Legal. ACEPTAR

Aviso de cookies